Sección Abierta. Enunciado del Segundo Ejercicio.

Imagen: Collage de Philip Dujardin

 

Edificio en altura en Plaza de España

 

1. Introducción

Proyectaremos un edificio multifuncional en el solar de Plaza de España entre el edificio Compostela (en semiesquina con la calle Leganitos) y el edificio Catalunya. Por su peculiar localización, el proyecto deberá dar respuesta a la ciudad en todas sus escalas.  En primer lugar en el propio solar, observando las alturas, los contactos con las medianeras y los niveles de las calles colindantes, así como las posibles conexiones con el parking bajo la plaza y con el metro. A continuación deberá tener en cuenta la escala intermedia de la Plaza de España, la Gran Vía y otras plazas y calles cercanas. Finalmente, la escala más lejana también será relevante: la presencia de esta nueva actuación será visible en el nuevo skyline de Madrid.

Los proyectos propuestos aquí no sólo deberán albergar múltiples usos tanto públicos como privados, sino estructuras flexibles donde cada espacio pueda cambiar de uso en el futuro. Trabajaremos con la planificación abierta y sin una retícula estructural impuesta. Transferiremos las cualidades del tejido urbano (formado a lo largo del tiempo lento que permite la evolución y adaptación colectiva de cada parte con el todo) a los tiempos más rápidos propios de la arquitectura. Parafraseando a los arquitectos Alison y Peter Smithson cuando enunciaron el concepto de Orden Conglomerado, se propondrán plantas y secciones de densidad variable para formar edificios con la capacidad de absorber adiciones espontáneas, sustracciones y modificaciones técnicas que, lejos de perturbar su idea de orden, refuercen su carácter.

Se favorecerán proyectos cuyas leyes de continuidad y agregación que, sin renunciar a la eficacia y la viabilidad, no necesariamente den como resultado volúmenes monolíticos (forma prototípica de la eficacia inmobiliaria habitual) sino que muestren una disposición más abierta, múltiple y heterogénea, capaz por ejemplo de responder a una construcción por fases, o de albergar un número variable de usuarios según sus necesidades, sin que ello implique el estado de semi-abandono en los tiempos de menor ocupación.

2. Programa

Por las razones expuestas hasta aquí, la construcción del programa será una fase fundamental del ejercicio. Parte de los usos serán fijados en la memoria de proyecto proporcionada en un ‘menú de usos’, y otra parte, los ‘extras’, será de libre elección. Así, cada edificio cumplirá con unas leyes mínimas de equilibrio funcional pero también responderá a los intereses propios de cada alumno.

Todos los usos de tipo público deberán distribuirse por el volumen, de modo que la experiencia de la calle ‘suba’ y comunique en vertical la planta de acceso con los niveles de coronación del edificio.

La composición de programa deberá evitar procesos de gentrificación (total sustitución de la población existente por otra ajena al lugar y de mayor nivel adquisitivo) y deberá atraer a todo tipo de usuarios, desde la población local, envejecida, hasta los turistas que sólo pasan unas horas en Madrid.

3. Fases de elaboración de proyecto

Plantearemos unas pautas bien organizadas de elaboración del proyecto, desde el estudio del lugar hasta el desarrollo de las soluciones materiales y técnicas.

Las cinco fases fundamentales del proyecto serán:

A. Exploración de los potenciales de proyecto en relación con su entorno

B. Construcción del programa

C. Maqueta a gran escala del área por equipos

D. Espacialización del programa. Resolución de la conectividad interna entre las distintas áreas de actividad y la conectividad externa con las infraestructuras urbanas.

E. Desarrollo del proyecto:

– Estructura y sistemas constructivos

– Movimiento

– Gestión de energía

– Revestimientos

–  Etc