Grupo de investigación de Crítica Arquitectónica ARKRIT / dpa / etsam / upm

Entérate de todo

Sobre ARKRIT

El Grupo de Investigación ARKRIT se dedica al desarrollo de la crítica arquitectónica entendida como fundamento metodológico del proyecto. El ejercicio crítico constituye el principal gestor de la acción proyectual hasta el punto de que puede llegar a identificarse crítica con proyecto.
Si se considera que el objeto de la crítica no es el juicio de valor sino el estudio de las condiciones propias de cada obra, en relación a otras obras de arquitectura, en relación a otros campos del conocimiento y en relación a otras posibles teorías alternativas, podemos obtener de ella una imagen final flexible y abierta que permita tanto su comprensión veraz como la apertura a nuevos caminos en el curso de la arquitectura.
El Grupo de Investigación ARKRIT se constituyó en 2008 bajo la dirección del catedrático de Proyectos Arquitectónicos D. Antonio Miranda Regojo-Borges y, además de proyectos de investigación, entre las actividades del grupo se encuentra la dirección de tesis doctorales, así como una participación activa en el máster de Proyectos Arquitectónicos Avanzados (MPAA) desde el Laboratorio y el Taller de Crítica y coordinando numerosos Trabajos Fin de Máster.

Dónde estamos

ARKRIT - GRUPO DE INVESTIGACIÓN DE CRÍTICA ARQUITECTÓNICA

Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid
Departamento de Proyectos Arquitectónicos
Avenida Juan de Herrera 4
Ciudad Universitaria 28040
Madrid - España

E-mail: arkrit@arkrit.es

UN CANON DE ARQUITECTURA MODERNA (1900-2000)

UN CANON DE ARQUITECTURA MODERNA
  • autor

    Antonio Miranda Regojo

  • Editorial

    Cátedra

  • Año de edición

    2005

  • paginas

    464

  • ISBN

    9788437622507



En “Las piedras de Venecia”, John Ruskin escribió: «Con independencia de estilo, época, autor o nacionalidad, debe existir una ley que permita distinguir la buena arquitectura de la mala, porque discutir sin tener principios en que apoyarse, es peor que aceptar una moneda dudosa sin hacerla sonar». Sin tener la seguridad de haber encontrado tan necesaria ley universal, Antonio Miranda ha establecido en este libro unos principios que son los que han construido este canon de arquitectura con las obras que merecen el título de obras maestras. En este canon antológico se tratará, en exclusiva, de obras y proyectos del siglo XX en Occidente, es decir, un tramo del espacio-tiempo suficientemente breve como para poder hacer una crítica sincrónica. Hasta los primeros años del pasado siglo, la arquitectura auténtica podía ser aceptada como una «creación artística». Son Auguste Perret y Adolf Loos quienes en palabra y obra arrancan la arquitectura del vidrioso marco formado por las Bellas Artes. El Movimiento Moderno acaba de nacer. A partir de esas fechas ya nada sería igual. Cualquier arquitectura con efectos figurativos o pretensiones estéticas podría, con toda legitimidad, ser calificada de falsa, esto es, de inferior.

FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailCompartir

In "The Stones of Venice", John Ruskin wrote: "Regardless of style, period, author or nationality, should be a law to distinguish good from bad architecture because discussing without having to lean principles, is worse than accept a coin without making it sound dubious. "Without assurance of finding much needed universal law, Antonio Miranda has established principles in this book are those who have built this architecture canon works that deserve the title of masterpieces. In this anthology will be treated canon, exclusively, works and projects of the twentieth century in the West, that is, a section of the space-time short enough to be able to do a review synchronously. Until the early years of last century, authentic architecture could be accepted as an "artistic creation". Are Auguste Perret and Adolf Loos who in word and deed tear glassy architecture framework consisting of the Fine Arts. The modern movement has been born. From that time nothing would be the same. Any architecture with figurative or aesthetic pretensions effects could, legitimately, be treated as false, that is, below.