Grupo de investigación de Crítica Arquitectónica ARKRIT / dpa / etsam / upm

Entérate de todo

Sobre ARKRIT

El Grupo de Investigación ARKRIT se dedica al desarrollo de la crítica arquitectónica entendida como fundamento metodológico del proyecto. El ejercicio crítico constituye el principal gestor de la acción proyectual hasta el punto de que puede llegar a identificarse crítica con proyecto.
Si se considera que el objeto de la crítica no es el juicio de valor sino el estudio de las condiciones propias de cada obra, en relación a otras obras de arquitectura, en relación a otros campos del conocimiento y en relación a otras posibles teorías alternativas, podemos obtener de ella una imagen final flexible y abierta que permita tanto su comprensión veraz como la apertura a nuevos caminos en el curso de la arquitectura.
El Grupo de Investigación ARKRIT se constituyó en 2008 bajo la dirección del catedrático de Proyectos Arquitectónicos D. Antonio Miranda Regojo-Borges y, además de proyectos de investigación, entre las actividades del grupo se encuentra la dirección de tesis doctorales, así como una participación activa en el máster de Proyectos Arquitectónicos Avanzados (MPAA) desde el Laboratorio y el Taller de Crítica y coordinando numerosos Trabajos Fin de Máster.

Dónde estamos

ARKRIT - GRUPO DE INVESTIGACIÓN DE CRÍTICA ARQUITECTÓNICA

Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid
Departamento de Proyectos Arquitectónicos
Avenida Juan de Herrera 4
Ciudad Universitaria 28040
Madrid - España

E-mail: arkrit@arkrit.es

PORTADA2

11 enero, 2018

Etiquetado en Estética, Izquierda y Derecha, Siglo XX,

MAPA: ESTÉTICA Y SIGLO XX EN SUS EJEMPLOS

Colectivo ARKRIT

Al iniciarse el nuevo año, el Colectivo ARKRIT decide hacer público un mapa que permite reconocer su territorio.
Es un trazado incompleto, tentativo y en construcción.
Pero se quiere hacer público, precisamente, en este estado para hacer ver cuánto hay de constante en la tarea de definir y defender la eternamente nueva razón.

Microsoft Word - 18.01.09 año nuevo 2018 arkrit. Revisado FCB

Notas: 

-Con este mapa aproximado se intenta trazar el “levantamiento” del pensar estético del siglo XX. Usando la escisión angélica del Khorismos (que separa el trigo de la cizaña), el mapa se levanta sobre cuatro columnas de autores elegidos de un modo tentativo e incompleto. Con ello se trata de poner algún remedio al lamentable panorama de las opiniones académicas. 

-A la Derecha, la decadencia y mediocridad burguesas abonaron el kampo donde brotaron el Horror y el Holocausto del siglo XX. A la Izquierda, la Triple Virtud Moderna (ética, estética y epistémica) progresa hasta alcanzar la Modernidad postcapitalista del siglo XXI. 

-Estética Poética o auténtica, es Poética de la Liberación, la misma que puede proyectar la excelencia pictórica, literaria o arquitectónica para un contexto postcapitalista. En La Rusia del siglo XX solo pudo vivir 13 años. Después fue barrida por el Realismo Burocrático de Stalin. La arquitectura valiosa puede ignorar aquel “Realismo Socialista” en tanto que solo fue pura propaganda falsamente marxista. La Modernidad o Vanguardia del siglo XXI necesita recuperar con aquel breve Suprematismo soviético, el también efímero Constructivismo del siglo XX. 

-Estética Nazi: este término incluye el sentido de gusto plebeyo, ruidoso, masivo y espectacular, propio de la pequeña burguesía ideologizada, las clases medias iletradas y los “empleados” que, con sus votos, llevaron a Hitler al Poder. Es el gusto “asiático” que insemina cada obra mediocre pero agradable y efectista para proporcionar fácil placer individual a todos: parentirso. Así, el masajista y kitsch “Vals del Danubio Azul”. Véase P. Bordieu. Plebeyo es el ruido de todo lo aborrecible, diría Aroa Moreno. 

-Nietzsche. La obra de Nietzsche es un monumento pequeñoburgués y aristocratizante del gran ideólogo del Poder prusiano, nobiliario y terrateniente. F. Nietzsche, revestido con un ornamento robado a sus amos de la Gran Clase dirigente (Junker), hace su “critica” reaccionaria contra la burguesía. Nietzsche no impugna a la burguesía desde la izquierda -como hace la empatía marxista con los explotados- sino desde la extrema derecha protofascista. Desde su adoración por un Medievo mitificado, Nietzsche no ataca a la  burguesía por el criminal atropello laboral de ésta contra los trabajadores. Nietzsche desprecia a la burguesía por ser una clase vulgar, materialista, pragmática, racionalista, beocia y mercantil. Nietzsche  combate a la clase burguesa porque ésta no llega a ser suficientemente idealista, heroica, heráldica, aristocrática, señorial y cruel frente a las “masas” esclavizadas pero levantiscas. 

-Proust, Mann y Musil Representan la muy escasa gran literatura, o literatura poética, que a pesar de su contenido burgués alcanza la estatura universal y totalizante en su tiempo y espacio. Esa literatura a pesar de su indiferencia social -pero gracias a su poética moderna- de modo inevitable se convierte en crítica y en sátira contra la propia clase dominante. De todo ello, la involuntaria empatía poética hacia el dolor de la Humanidad, que caracteriza a todas las grandes obras. 

-K. Gullichsen significa también E. Kairamo y T. Vormala. 

-A. Lacaton significa también J. P. Vassal. 

-Hermann Broch, con sus escritos sobre Joyce -de 1932-  o sobre el kitsch -de 1933 y de 1950-, sigue siendo un gran representante de la nueva estética postcapitalista para el siglo XXI. El que, para Broch, es Gran Arte Auténtico (que aquí llamamos Poética) extrae su belleza de la verdad: solo tal belleza es belleza auténtica: una forma creciente de conocimiento –también científico- sobre la realidad concreta. Hoy podríamos decir, en clave estructuralista, que la gran forma estética es razón objetiva: origen, vehículo y camino del conocimiento, en tanto que objeto y sujeto de estructura geométrica y de espacio-tiempo. También según Broch, en la primera mitad del siglo XX solamente la calidad literaria de la obra de Joyce pudo alcanzar el nivel de Modernidad transformadora alcanzado por la calidad pictórica de la pintura de Picasso. 

Si estamos en lo cierto, la poética del Proyecto arquitectónico, como cualquier otra, es el modo de hacer posible lo necesario, lo universal compartido de modo universal, como el Teorema de Pitágoras. El instinto del “genio artístico” es otro embeleco de la ideología burguesa para embaucar adolescentes. El “instinto” de los humanos es un producto social y económico, a su vez determinado por la necesidad que coincide con la realidad de clase. La “Idea” no construye nada bueno, ni bello, ni verdadero. Es la función o necesidad la que construye el órgano, la forma material, el verdadero Proyecto para la libertad panhumana.

FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailCompartir