Grupo de investigación de Crítica Arquitectónica ARKRIT / dpa / etsam / upm

Entérate de todo

Sobre ARKRIT

El Grupo de Investigación ARKRIT se dedica al desarrollo de la crítica arquitectónica entendida como fundamento metodológico del proyecto. El ejercicio crítico constituye el principal gestor de la acción proyectual hasta el punto de que puede llegar a identificarse crítica con proyecto.
Si se considera que el objeto de la crítica no es el juicio de valor sino el estudio de las condiciones propias de cada obra, en relación a otras obras de arquitectura, en relación a otros campos del conocimiento y en relación a otras posibles teorías alternativas, podemos obtener de ella una imagen final flexible y abierta que permita tanto su comprensión veraz como la apertura a nuevos caminos en el curso de la arquitectura.
El Grupo de Investigación ARKRIT se constituyó en 2008 bajo la dirección del catedrático de Proyectos Arquitectónicos D. Antonio Miranda Regojo-Borges y, además de proyectos de investigación, entre las actividades del grupo se encuentra la dirección de tesis doctorales, así como una participación activa en el máster de Proyectos Arquitectónicos Avanzados (MPAA) desde el Laboratorio y el Taller de Crítica y coordinando numerosos Trabajos Fin de Máster.

Dónde estamos

ARKRIT - GRUPO DE INVESTIGACIÓN DE CRÍTICA ARQUITECTÓNICA

Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid
Departamento de Proyectos Arquitectónicos
Avenida Juan de Herrera 4
Ciudad Universitaria 28040
Madrid - España

E-mail: arkrit@arkrit.es

03_2014.03.13 - Antonio Miranda - Madrid Olímpico

14 marzo, 2014

Etiquetado en Antonio Miranda, madrid,

MADRID OLÍMPICO

Antonio Miranda

El nacionalismo madrileño aunque adolescente todavía, va creciendo en vigor adecuadamente. Se trata de un nuevo independentismo, tan Honorable como el que Mas. Pronto podrá asombrar al mundo.

La rabia contenida tras la pronta y humillante descalificación, en la última sesión (2013) del Comité Olímpico Internacional, corre pareja con la cruel decepción histórica que -en tanto que madrileños de casta, sangre y tierra- muchos viven como una gran derrota nacional.

Como tantas otras veces en la historia, ha sido la humillación infligida por otras naciones la que nos ha puesto en pie para siempre. Sí: Turquía y Japón, desde su mutua arrogancia imperial y sangrienta nos han arrebatado, con malas artes, lo que era nuestro: los Juegos Olímpicos del 2020.

En efecto, cuando los enemigos de España –que nunca duermen- vieron por las penúltimas votaciones que España podía obtener al día siguiente la Sede Olímpica, infiltraron astutamente –en las habitaciones del Gran Hotel, ocupadas por los miembros no españoles del Comité Olímpico durante las horas previas a la Gran Votación- un panfleto antiespañol. Era anónimo -y hasta ahora apócrifo- consiste en unas burdas y simples notas que pretenden falsear la imagen de Madrid y que –según los traidores que lo redactaron- demuestran claramente que esa ciudad no merece “pavonearse ante el mundo con unos Juegos Olímpicos para los que carece de calidad, valores y atributos”.

A continuación el contenido aproximado del escrito que, muy posiblemente, robó los Juegos Olímpicos a Madrid.

TRES NOTAS SOBRE LA CIUDAD DE MADRID  

1.-SUS MEZQUINAS ACERAS Y GENEROSAS CALZADAS 

Madrid, estrecho de aceras pero obeso de calzadas: Demasiadas aceras raquíticas cuyas baldosas -muchas veces levantadas- con frecuencia se muestran salpicadas con excremento de perro. Demasiadas aceras estrechas y sin árboles, aceras donde no pueden cruzarse dos coches de niños o… dos sillas de ruedas. Calles agobiadas por los ruidos y humos automovilísticos y casi siempre mutiladas por dos filas de coches aparcados. En la ciudad propiamente dicha, no existe ni siquiera una mínima y decente red de carril bici. 

Madrid en sus calzadas luce una cadena “trófica” fascista similar al darwinismo social: El camionero abusa del automovilista, el automovilista avasalla al motorista, éste arrincona al ciclista que a su vez empuja al peatón. Todo ello envuelto en una contaminación atmosférica muy superior a lo tolerable. Para completar el panorama, los madrileños –carentes de una buena Educación para la Ciudadanía- usan y abusan de sus claxon, inconscientes de que cada bocinazo molesta y daña a miles de personas. 

2.-SU DOBLE PANORAMA DE MISERABLES. 

En muchas aceras de Madrid, el panorama de las personas sin cobijo es casi continuo. Vayas por donde vayas la miseria aparece con evidencia (aún no se oculta ni se exporta) en la inmensa cantidad de pobres, tullidos, mendigos, vagabundos, gentes en fin, abandonada, desvalida, empobrecida, saqueada. Esos miles de seres humanos constituyen una pequeña muestra, una prueba de la realidad: Un 30% de la población en la miseria. La gran vergüenza nacional. A veces, a pocos metros -en paralelo y en la sombra- un club de pocos cientos de financieros mafiosos, saqueadores inmobiliarios y políticos corruptos aprovechan la criminal lenidad fiscal sobre grandes fortunas, para hacerse con buena parte de la riqueza colectiva, común, de todos. Constituyen la otra cara de la misma moneda respecto a la miseria: la miseria ética, estética y epistémica en un solo Horror. Los datos confirman otra forma de la misma Vergüenza Nacional: dos millones de niños y niñas en España –y en Madrid- viven por debajo del umbral de la pobreza. 

3.-SU ARQUITECTURA DE AYER Y HOY.

Basta con entrar en Madrid por el Noroeste para sentir el hedor: De lejos la llamada Catedral de la Almudena. Al acercarnos habremos de sufrir un panorama sangriento: El Colegio Mayor Jose Antonio –hoy Rectorado-; el adefesio del Museo de América; la Plaza de la Moncloa; el Ministerio del Aire; el Mausoleo a los “Caídos” –hoy Junta Municipal-; el Arco de la Victoria, etc. Un desfile de repugnantes cadáveres. Un muestrario de horrores: en el triple sentido antes citado: negación de toda estética, toda ética y toda ciencia.

Todo este conjunto putrefacto propio del Museo de Cera de la Historia ha sido respetado y sin embargo, y solamente como ejemplo, uno de los edificios nobles y memorables de Madrid –el Museo del Prado- ha sufrido con su ampliación una agresión criminal por la espalda, un ataque brutal tardorromántico, antiilustrado. Otro asalto a la Razón, contra el Museo y contra la ciudad. (Continuará.)  

Hasta aquí el traidor panfleto. Ahora cualquiera puede entender el grito unánime de tantos madrileños de bien: ¡Arriba Banderas y Fronteras! (Por la transcripción y la traducción: Antonio Miranda)

FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailCompartir