Grupo de investigación de Crítica Arquitectónica ARKRIT / dpa / etsam / upm

Entérate de todo

Sobre ARKRIT

El Grupo de Investigación ARKRIT se dedica al desarrollo de la crítica arquitectónica entendida como fundamento metodológico del proyecto. El ejercicio crítico constituye el principal gestor de la acción proyectual hasta el punto de que puede llegar a identificarse crítica con proyecto.
Si se considera que el objeto de la crítica no es el juicio de valor sino el estudio de las condiciones propias de cada obra, en relación a otras obras de arquitectura, en relación a otros campos del conocimiento y en relación a otras posibles teorías alternativas, podemos obtener de ella una imagen final flexible y abierta que permita tanto su comprensión veraz como la apertura a nuevos caminos en el curso de la arquitectura.
El Grupo de Investigación ARKRIT se constituyó en 2008 bajo la dirección del catedrático de Proyectos Arquitectónicos D. Antonio Miranda Regojo-Borges y, además de proyectos de investigación, entre las actividades del grupo se encuentra la dirección de tesis doctorales, así como una participación activa en el máster de Proyectos Arquitectónicos Avanzados (MPAA) desde el Laboratorio y el Taller de Crítica y coordinando numerosos Trabajos Fin de Máster.

Dónde estamos

ARKRIT - GRUPO DE INVESTIGACIÓN DE CRÍTICA ARQUITECTÓNICA

Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid
Departamento de Proyectos Arquitectónicos
Avenida Juan de Herrera 4
Ciudad Universitaria 28040
Madrid - España

E-mail: arkrit@arkrit.es

PORTADA

23 noviembre, 2017

FLORENCIAS DIVERSAS y MUSEOS MODERNIZADOS. [2/2]

Kosme de Barañano

El pasado 19 de octubre publicábamos en NOPINION la primera parte del artículo de nuestro colaborador Kosme de Barañano sobre arquitectura reciente en  Florencia.

Hubiéramos deseado hacer pública su continuación de modo inmediato pero los avatares de la vida política española sugirieron la pertinencia de reflexionar sobre el nacionalismo que nos han ocupado las dos siguientes semanas.

Finalmente, y como continuación y contrapunto de aquel texto de octubre, en esta segunda parte Barañano expone dos obras antitéticas, la ejemplar ampliación del Museo dell’Opera del Duomo y el extravagante nuevo Palazzo de Giustizia, obra póstuma del poco conocido y muy contradictorio arquitecto florentino Leonardo Ricci.

Museo dell’Opera del Duomo. 

La Opera di Santa María del Fiore ha invertido 45 millones de euros de recursos propios en la construcción del nuevo museo, entre 2009 y finales del 2015. El director y autor del proyecto museológico es monseñor Timothy Verdon, mientras que el diseño arquitectónico es de Adolfo Natalini apoyado por el estudio de Piero Guicciardini y Mario Magni, tras haberse retirado Santiago Calatrava de un proyecto que ganó en el año 2002, frente a Gae Aulenti o Vittori Gregotti. En palabras de Anna Mitrani, la presidente del Museo: “ma alla fine a convincere maggiormente è stato il progetto dell’architetto Calatrava perché più di tutti ha saputo inventare spazi che non fossero solo contenitori di opere d’arte, ma opera d’arte essi stessi”.

El museo fue inicialmente un edificio utilizado desde 1296 para albergar una institución llamada la Opera del Duomo, una institución laica, fundada por la República de Florencia, formado por directores, artistas y trabajadores que se debían de ocupar de cuidar y mejorar el edificio de la catedral. En 1400, por razones de espacio, la Opera se trasladó a lo que es el hogar actual, una mansión construida en una antigua casa de campo contigua a los hornos del taller de Lorenzo Ghiberti (la misma donde el artista  fundió sus puertas de bronce del Baptisterio).

Fig 1. Opera del Duomo. 1296

Aquí también, en 1500, Miguel Ángel esculpió el famoso David, reciclando un bloque de mármol parcialmente usado y desechado. Terminada la basílica (1436), la Opera sigue activa con la tarea de garantizar la protección y el mantenimiento del complejo sacro formado por la Catedral, el Baptisterio y el Campanile. En 1891, esta institución se abrió al público convirtiendo algunas salas en museo. En 1998 la Opera compra el antiguo teatro adyacente, llamado Intrepid, construido por el Gran Duque Leopoldo en 1779, que se había convertido en un garaje desde los años 60.

Foto 2 Maqueta de la sección del Museo

Fig 2. Sección del museo. Proyecto museológico Timothy Verdon. Arquitectos Adolfo Natalini, Piero Guicciardini y Mario Magni. 2009-2015.

Es increíble la expansión del Museo dell’Opera del Duomo, tanto arquitectónica como museológica. Ha duplicado la superficie útil pasando de 2.400 metros cuadrados a 6.000 metros del antiguo museo del presente, con 25 habitaciones en tres plantas diseñadas para dar cabida a 750 obras entre las estatuas, relieves en mármol, bronce y plata. De éstas, más de 200 son visibles por primera vez al público después de la restauración, como la Magdalena de Donatello, la puerta norte del Baptisterio de Florencia de Lorenzo Ghiberti, la Pieta de Miguel Angel, y los veintisiete paneles bordados en oro y seda policroma sobre el diseño de Antonio Pollaiuolo. Mientras que otros son inéditos, como los setenta fragmentos de fachada medieval de la catedral.

El proyecto museológico se centra desde el principio en la arquitectura, de Arnolfo de Cambio a Brunelleschi. La primera sala principal, lo que fue garaje y teatro, contiene una extraordinaria reconstrucción a escala real de la fachada original de Santa María del Fiore de acuerdo con el primer proyecto de Arnolfo del Cambio, realizada en resina, y enfrente las puertas y estatuas originales del Baptisterio, traídas aquí para salvarlas de la polución del tráfico.

Foto 3+4

Fig 3. Sala principal del museo.

Las grandes esculturas están dispuestas en las partes inferiores de manera que permita una lectura atenta, mientras que las copias están reubicadas en sus posiciones originales, en sus nichos y lunetas, permitiendo la lectura real en perspectiva. El modelo a la verdadera recuerda la singular invención de la perspectiva. Por primera vez, por lo tanto, se puede entender cómo funcionaba la visión de Arnolfo. Sus enormes volúmenes en proporción, la cuadratura obligando a las caras – toda la parafernalia que los críticos habían advertido como de escultor no muy dotado -son meros trucos para una vista desde abajo. Al otro lado de esta calle están las puertas del Baptisterio. Los paneles de diálogo Ghiberti con los profetas de Donatello o Nanni di Banco con una facilidad que parece un milagro museológico. El documento que sirve de guía para recordar la ubicación de las esculturas en el antiguo estado de la fachada es un dibujo, atribuido a Bernardino Poccetti de 1587, y todo está muy bien explicado en un video.

Foto 5+6b

Fig 4. Sala principal del museo.

Sobre el proyecto de Arnolfo di Cambio, desde el principio del siglo XIV y hasta las primeras décadas del siglo XV, la decoración de la fachada había ido creciendo poco a poco, hasta que se convirtió en una babel de un siglo de estilos. Otro video, explica cómo en 1587 Francisco I hizo desmontar la fachada del Arnolfo comenzando una historia de proyectos no consumados: de las primeras propuestas de Bernardo Buontalenti o Giovanni Antonio Dosio a los modelos más romanos de Gherardo Silvani, o una fachada pintada efímera, encargada por Cosme III en 1689, para la boda de su hijo. Esta fachada está constatada por una de las primeras fotografías de la época. La situación se mantuvo así hasta la finalización del proyecto de Emilio De Fabris  en 1887.

Dos nuevas escaleras se han añadido a la magnífica escalera con el objetivo de mejorar la distribución y el acceso de la escalera de museo. La planta superior presenta la Galería Campanile de Giotto, 36 metros de largo, con 16 estatuas de tamaño natural y los 54 paneles que adornaban la  torre. La galería de la cúpula de Brunelleschi, que alberga los modelos de madera del siglo XV, los materiales y herramientas del tiempo utilizado para la construcción de la cúpula, así como la máscara funeraria del gran arquitecto. Luego sigue la Galería del Coro de Donatello y Luca della Robbia y la sala de altar de plata con una exposición de las obras que formaban parte del Tesoro.

Foto 7

Fig 5. Galería de la cúpula de Brunelleschi.

En el segundo piso tenemos una galería del Ottocento, y una habitación con una vista privilegiada de la cúpula de Brunelleschi, que incluso se aprecia mejor desde la terraza en el tercer piso. Hay un intercambio continuo entre este museo y la piazza del Duomo (de domus, la iglesia  como la casa del Señor), un museo que representa la  transmigración de grandes obras  de afuera hacia adentro.

Todas las obras del museo encontraron una nueva ubicación de acuerdo con el diseño de Timothy Verdon y es una historia extraordinaria de acontecimientos sagrados y seculares relacionados con el complejo monumental del Baptisterio, Catedral con su cúpula y su campanario. El museo de Verdon es un relato a través de la historia de la arquitectura de la catedral, de la fabricca, con sus manifestaciones escultóricas y pictóricas, de la devoción del hombre hacia lo divino, una valoración de la piazza del Duomo como lugar sagrado. La única pega es que pasado el torniquete de la entrada del museo, uno se encuentra con un panel de mármol donde están grabados los nombres de los artistas o artesanos que trabajaron en la fábrica, al estilo de los monumentos americanos.

Contrapunto: Palazzo della Giustizia

Como contrapunto a esta realización que ha pasado sin pena ni gloria pero que es magnífica en su contención y en su realización, podemos colocar el Palazzo della Giustizia de Leonardo Ricci (1918-1994). Se trata de un edificio de 240 metros de largo por 146 de ancho y  una torre di 72 metros, una de las más elevadas de la ciudad. El sitio web de viajes Virtual Tourist en 2011 lo incluyó en el quinto lugar entre los diez edificios más feos del mundo. En 2016 el crítico de arte Vittorio Sgarbi  la definía como un “luogo di una bruttezza sordida”.

Foto 8 Palazzo di Giustizia, Novoli, Firenze_2

Fig 6. Palazzo della Giustizia.  Leonardo Ricci. 1950-68

Cuando uno viaja del aeropuerto a la ciudad, nada más emprender el camino se encuentra con esta mole, como un castello medieval deconstruido. Nada que ver con al serenidad que allí cerca muestran los edificios de la Universidad de Firenze.

Leonardo Ricci es, sin embargo, un arquitecto muy interesante en sus comienzos. En 1952 construye en via di Monterinaldi 21 su propia casa, un edificio enormemente interesante, inspirado en las células de la Cartuja de Galluzzo, que resuelve en forma dialéctica ya madura las relaciones entre lo construido y el lugar, mediante la coexistencia de dos principios opuestos,  la integración y la separación. Utiliza los componentes orgánicos del lugar (la piedra, la roca), de acuerdo con el genius  loci, realzando las paredes de piedra, las asimetrías, la integración arquitectura de la naturaleza.  Poco después Ricci construye la Villa Mann-Borgese, llevada a cabo entre 1957 y 1959 para Erika, la hija del escritor alemán Thomas Mann, una villa entre las villas, rodeada de densa vegetación de pinos, en el exclusivo distrito de “Roma Imperiale” en Forte dei Marmi. En las propias palabras de Erika Mann: “La casa è chiaramente di genere maschile; non è femminile, e decisamente non è neutra. Ha un che di risolutamente maschio, nel dinamismo delle linee, nell’effetto dei materiali (…) Vista da vicino, somiglia ad un transatlantico pronto a salpare per le montagne e il suo impianto ha un tale dinamismo che non saremmo sorpresi, infine, di scoprire che una mattina è veramente salpata” (La casa es claramente de sexo masculino; no es femenina, y definitivamente no es neutra. Hay algo decididamente masculino, en el dinamismo de las líneas, en el efecto de los materiales (…) De cerca, se asemeja a un trasatlántico listo para zarpar hacia las montañas y su instalación tiene un dinamismo tal que no nos sorprendería, descubrir que una mañana ha verdaderamente zarpado).

9+10.

Fig 7 (izq) Villa Mann Borgese. 1957-59 Fig. 8 (dcha) Casa-estudio. Leonardo Ricci. 1950.

También desde el punto de vista teórico Ricci es un personaje potente. Para él “la prima vera operazione architettonica non è prendere un pezzo di carta e disegnare forme e schemi distributivi. È immaginare nello spazio il movimento di coloro che lo abiteranno “(la primera tarea arquitectónica real no es tomar un pedazo de papel y dibujar formas y patrones de distribución.  Es imaginar en el espacio el movimiento  de aquellos que lo habitarán)  (vease: “Uno spazio per nuovi segnali” en A. Nardi (editor), Leonardo Ricci – testi opere, sette progetti recenti di Leonardo Ricci, Italia Grafiche, 1984).

Ricci  buscaba una arquitectura diseñada para mejorar las relaciones de la comunidad y la relación con el paisaje; en casi todos sus proyectos, adopta una forma tipo de convento, esto es de espaciosas estructuras unidas entre sí a través de caminos y pasos equipados, a fin de promover las relaciones entre las partes y los lugares sociales o abiertos. Fue estimulado por la influencia de  Frank Lloyd Wright tras la famosa exposición florentina, en el Palazzo Strozzi en 1951, donde conoció personalmente al arquitecto americano. Pero el edificio del Palazzo de Giustizia, inaugurado póstumamente por el entonces alcalde de Florencia, Matteo Renzi,  nada tiene que ver ni con la sencillez de Brunelleschi, ni con la organicidad de Wright, ni de sus propios primeros trabajos.

Foto 11. Casa Cardon 1961-1963

Fig 9. Casa Cardon. Leonardo Ricci. 1961-63.

FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailCompartir