Grupo de investigación de Crítica Arquitectónica ARKRIT / dpa / etsam / upm

Entérate de todo

Sobre ARKRIT

El Grupo de Investigación ARKRIT se dedica al desarrollo de la crítica arquitectónica entendida como fundamento metodológico del proyecto. El ejercicio crítico constituye el principal gestor de la acción proyectual hasta el punto de que puede llegar a identificarse crítica con proyecto.
Si se considera que el objeto de la crítica no es el juicio de valor sino el estudio de las condiciones propias de cada obra, en relación a otras obras de arquitectura, en relación a otros campos del conocimiento y en relación a otras posibles teorías alternativas, podemos obtener de ella una imagen final flexible y abierta que permita tanto su comprensión veraz como la apertura a nuevos caminos en el curso de la arquitectura.
El Grupo de Investigación ARKRIT se constituyó en 2008 bajo la dirección del catedrático de Proyectos Arquitectónicos D. Antonio Miranda Regojo-Borges y, además de proyectos de investigación, entre las actividades del grupo se encuentra la dirección de tesis doctorales, así como una participación activa en el máster de Proyectos Arquitectónicos Avanzados (MPAA) desde el Laboratorio y el Taller de Crítica y coordinando numerosos Trabajos Fin de Máster.

Dónde estamos

ARKRIT - GRUPO DE INVESTIGACIÓN DE CRÍTICA ARQUITECTÓNICA

Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid
Departamento de Proyectos Arquitectónicos
Avenida Juan de Herrera 4
Ciudad Universitaria 28040
Madrid - España

E-mail: arkrit@arkrit.es

Portada

13 febrero, 2017

Dos proyectos para la plaza España de Madrid 2016. Una aplicación de crítica práctica.

Antonio Miranda

La evaluación crítica sobre la calidad urbana y arquitectónica de una obra de importancia no puede ser una cuestión gastronómica de gustos “libres” medidos con estadísticas. En la historia reciente hemos comprobado cómo “los referéndum los carga el Diablo”. Los demenciales resultados en el Brexit de Reino Unido, en el Acuerdo de Paz en Colombia o en las elecciones presidenciales estadounidenses son una prueba más de la intrínseca sinrazón del populismo fácil. Defender la democracia es una obligación universal, pero para cumplirla también la democracia deberá ser defendida de sí misma. Si realmente se desean opciones racionales, científicas y panhumanas, la acción democrática no puede estar previamente infectada de irracionalidad, de pasión, de inclinación particular.

Ni un teorema de geometría básica, ni las técnicas de una operación quirúrgica en un cerebro, ni la estructura idónea de un barrio urbano pueden decidirse preguntando primero a un cuerpo electoral y contando luego las respuestas a favor y en contra. Sócrates fue asesinado por decir que, en materia de verdad estructural (aquello que hace que un zapato sea un zapato), la Razón Común y la Verdad necesitaban desoír las opiniones: la opinión significa la negación pura y simple del pensamiento. Para la verdad, la garantía universal de Razón Común –igual que en el Teorema de Pitágoras- necesita sustentarse en argumentos lógicos, objetivos, racionales y universalmente comunicables. Para la verdad necesaria, las opiniones, las creencias y preferencias o el simple gusto personal de alguien no sirven para nada.

Decía F. Milizia hace 200 años que: En toda buena arquitectura cada línea estaba sustentada en muy buenas razones.

Respecto al Concurso de la Plaza de España, entre los dos Proyectos que se dan a elegir, no es difícil comprobar con buenas razones que si ponemos el Proyecto X a la Izquierda y el Proyecto Y a la Derecha encontramos que:

Proyecto X Proyecto Y
Es más instrumental Es más automonumental
Es más dinámico Es más autoritario
Es más poético Es más artístico
Es más funcional Es más utilitario
Es más peatonal Es más automovilistico
Es más económico Es más barato
Es más femenino Es más patriarcal
Es más moderno Es más clasicista
Es más civil Es más cultural
Es más universal Es más regional
Es más científico Es más ideológico

En resumen, al margen de los desconocidos autores, gustos, opiniones, creencias y preferencias, cualquiera puede concluir con buen criterio que:

El Proyecto X se caracteriza por ser más unitario y auténtico en su estructura; hace avanzar más a su propia disciplina; y -por su geométria urbana en el contexto- aporta a la ciudad mayor cantidad de calidad ética, estética y epistémica. En cuanto a la calidad urbana de su urbanismo, y en cuanto a la calidad arquitectónica de su arquitectura, la equiparación simétrica que propone el Concurso Convocante tiene poco sentido. Basta ver, por ejemplo, cómo el mejor Proyecto tiene en cuenta y consideración el subsuelo construido ya existente.

La consulta ciudadana propuesta tiene, entre otros, valores cívicos de transparencia. Será participativa y divertida y por ello podemos cantar: ¡Viva la Fiesta!  Ahora bien: en el recuento definitivo de votos, el Diablo ¿qué cantará?

Proyecto X-Y

Izq: Proyecto X: Welcome Mother Nature Dcha: Proyecto Y: Un paseo por la cornisa

FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailCompartir