Grupo de investigación de Crítica Arquitectónica ARKRIT / dpa / etsam / upm

Entérate de todo

Sobre ARKRIT

El Grupo de Investigación ARKRIT se dedica al desarrollo de la crítica arquitectónica entendida como fundamento metodológico del proyecto. El ejercicio crítico constituye el principal gestor de la acción proyectual hasta el punto de que puede llegar a identificarse crítica con proyecto.
Si se considera que el objeto de la crítica no es el juicio de valor sino el estudio de las condiciones propias de cada obra, en relación a otras obras de arquitectura, en relación a otros campos del conocimiento y en relación a otras posibles teorías alternativas, podemos obtener de ella una imagen final flexible y abierta que permita tanto su comprensión veraz como la apertura a nuevos caminos en el curso de la arquitectura.
El Grupo de Investigación ARKRIT se constituyó en 2008 bajo la dirección del catedrático de Proyectos Arquitectónicos D. Antonio Miranda Regojo-Borges y, además de proyectos de investigación, entre las actividades del grupo se encuentra la dirección de tesis doctorales, así como una participación activa en el máster de Proyectos Arquitectónicos Avanzados (MPAA) desde el Laboratorio y el Taller de Crítica y coordinando numerosos Trabajos Fin de Máster.

Dónde estamos

ARKRIT - GRUPO DE INVESTIGACIÓN DE CRÍTICA ARQUITECTÓNICA

Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid
Departamento de Proyectos Arquitectónicos
Avenida Juan de Herrera 4
Ciudad Universitaria 28040
Madrid - España

E-mail: arkrit@arkrit.es

PORTADA

22 noviembre, 2018

CONTRADICCIONES EN TORNO A LO DOMÉSTICO (3 de 3). Metáfora, escenario y exhibición

Emilio Pemjean Muñoz

(Nota de los editores.-  En esta tercera y última entrega de su serie sobre arquitectura residencial, nuestro colaborador Emilio Pemgean re_construye en dos reveladoras perspectivas su interpretación de la propuesta espacial y moral de Mies van der Rohe para la exposición “Una Nueva Forma de Vivir”, en Berlín).

3. “Exhibición de una nueva forma de vivir”

3.a- Casa para un pareja sin hijos, Berlín 1931

figuras 1+2

Fig 1 (izq). Portada de la revista Die Form, Junio 1931. Fig 2 (dcha). Planta de la casa para una pareja sin hijos, 1931. 

La exposición organizada bajo el lema “El Alojamiento de Nuestro Tiempo”, dirigida por Mies van der Rohe en 1931, acoge a arquitectos como el propio Mies, Lilly Reich, los Luckhardt, Hugo Haring, Walter Gropius, Ludwig Hilberseimer, Otto Haesler, Josef Albers, Marcel Breuer  y otros. En la revista Die Form (fig.01) Mies, como director, explicaba su propuesta expositiva: “Aún no existe la vivienda de nuestro tiempo, sin embargo, la transformación de la manera de vivir exige su realización. La condición previa de esta realización es la clara determinación de las verdaderas necesidades para vivir. Esta será la tarea principal de la exposición. Otra tarea será mostrar los medios adecuados para satisfacer estas nuevas necesidades.”

En el espacio central de la gran nave preexistente Mies van der Rohe y Lilly Reich proyectan y construyen dos casas para dos “parejas sin hijos”. Ambas viviendas, aunque independientes, estaban conectadas por un muro que se prolongaba desde una hasta la otra casi como una metáfora de la relación que existía entre ellos. Al finalizar la exposición ambas construcciones son destruidas.

En uno de los pocos planos (fig.02) en que los dos proyectos aparecen conectados por el muro y dibujados simultáneamente se aprecian respuestas muy distintas al objetivo de construir un escenario en el que el “nuevo hombre”, fuera de los condicionantes de la familia tradicional, pueda vivir:

a. La casa de Reich1 se organiza a partir de la intersección de dos paralelepípedos de base rectangular, el más grande de ellos contiene los espacios de estar y los servicios, y el otro las habitaciones. En la intersección de ambos se produce el acceso y surge el muro que conecta una casa con la otra.

figura 3

Fig 3. Imagen de la casa de Reich, 1931. 

El volumen compacto (fig.03), formado por la unión de otros dos, se percibe a partir de un perímetro continuo roto sólo lo estrictamente necesario. Las fachadas y cubierta se encuentran en una arista perfectamente definida y se comportan como una membrana que conforma, sin posibilidad de duda, el límite entre el interior y exterior.

El espacio interior se organiza a partir de la disposición, forma y material del mobiliario diseñado o escogido especialmente para él. Contenido y contenedor se hacen evidentes al configurarse como sistema de objetos que diferencia claramente lo mueble de lo inmueble.

En la habitación del marido (fig.04), separada del de la mujer por un armario exento de madera que no llega al techo, el mobiliario se reduce casi a un sofá como lugar de descanso y a la silla Weissenhof de tubo cromado y piel negra situados sobre una alfombra blanca.

figuras 4+5

Fig 4 (izq). Habitación del marido. Fig 5 (dcha). Estancia de la mujer.

En la estancia de la mujer (fig.05) la cualidad de los materiales utilizados, las paredes blancas, la mesa de cristal transparente, la cama de acero con una colcha blanca, la lámpara de pared, la tumbona recubierta con seda blanca y una alfombra de lana blanca de gran espesor que define el área de dormir como una isla flotando sobre el suelo oscuro de linóleo2, son los encargados de su definición espacial.

b. La casa de Mies (fig.06) se compone a partir de planos verticales y horizontales, claramente diferenciados, que se desplazan y diluyen evitando la conformación de un volumen cerrado.

En una nueva percepción de las escenas de lo público y lo privado los límites de la casa se desdibujan y la membrana que define la separación entre interior y exterior, en unas ocasiones transparente, en otras opaca y en otras translucida, se hace difícil de definir.

Al recorrer un casi único espacio abierto, que se cuela hacia el interior o que se escapa hacia el exterior, se desarrolla una secuencia de escenas sorpresivas que se hacen visibles, desaparecen o cambian con el paso del tiempo. Imágenes producidas a partir de una serie de contracciones y dilataciones construidas por el acercamiento y alejamiento de los muros, sus distintas longitudes, su geometría, su material y las aperturas visuales que aparecen entre ellos.

figura 6

Fig 6. Imagen de la casa de Mies, 1931. 

Durante la exposición3, y en las fotografías existentes, la casa de Mies se ve dentro de la gran nave.  Las vistas, el paisaje definido por la separación de los muros y el desplazamiento de la cubierta, es el del resto de los stands y el cerramiento del gran contenedor expositivo preexistente. El paisaje construido por la casa se hace desde la aceptación de su razón de ser mostrada y exhibida y de introducir a los visitantes como parte de la muestra.

La habitación del matrimonio se divide en dos zonas, una para el hombre y otra para la mujer, a partir de la introducción del aseo como único volumen cerrado de la vivienda.

La estancia matrimonial, símbolo del lugar de lo privado, se abre hacia el exterior con el estanque como fondo y frente según el espectador esté a un lado u otro. En una dirección los espectadores participan del espacio de lo íntimo y en la otra la pareja imaginada observa una continua procesión de personas que aparecen y desaparecen al otro lado del estanque.

3.b-Pareja:Mies van der Rohe y Lilly Reich

Mies Van der Rohe y Lilly Reich comienzan a colaborar en 1927, el mismo año que le Corbusier lo hace con Charlote Perriand, en la colonia Weissenhoff y continúan trabajando en diversos proyectos y espacios expositivos hasta la marcha de Mies a Estados Unidos en 1937.

A partir de ese momento Reich se hace cargo del estudio, del archivo y de su familia (mujer y tres hijos). En septiembre de 1939 visita a Mies y colabora en el proyecto del ITT de Chicago. A pesar de que manifiesta interés en quedarse, deseo no compartido por Mies, vuelve a Alemania, mantienen una relación epistolar pero nunca más se vuelven a ver.

figura 7

Fig 7. Inauguración del pabellón de Alemania en la Exposición Universal de Barcelona. Fotografía de Josep Brangulí, 19 mayo 1929.

El tipo de relación que mantenía Mies y Reich queda reflejado en la fotografía (fig.07) tomada el 19 de mayo de 1929 por el fotógrafo Josep Brangulí durante la inauguración del pabellón de Alemania en la Exposición Universal de Barcelona4.

Mientras Mies conversa (con el pecho protegido por su chistera) con Alfonso XIII, separados del resto de los presentes en la inauguración, Lilly Reich alejada del centro de atención y con apariencia desafiante, los mira de soslayo intentando descubrir de qué están hablando. A pesar de la distancia que existe entre ellos, del vacío que parece existir entre ambos grupos, es posible trazar unas líneas imaginarias de conexión.

pem 01

Fig 8. PEMJEAN, Emilio. “Casa para una pareja sin hijos”, Mies van der Rohe, Lilly Reich. Berlín 1931. Habitación del matrimonio. Visión desde el exterior. Destruida al acabar la feria. 

pem 02

Fig 9 (dcha). PEMJEAN, Emilio. “Casa para una pareja sin hijos”, Mies van der Rohe, Lilly Reich. Berlín 1931. Habitación del matrimonio. Visión desde el interior. Destruida al acabar la feria.

  1. Su primera arquitectura construida en solitario
  2. Teniendo en cuenta su formación vienesa es posible que Lilly Reich conociera la habitación que hace Loos en 1903 para su mujer donde el suelo y las paredes están cubiertas por tejidos y pieles superpuestas que parece dejar aire entre ellas, en una composición espacial y no solo ornamental.
  3. Las vanguardias definen nuevas formas de “mostrarse”: -El objeto artístico a exponer se traslada del plano de la pared a la tridimensionalidad del espacio, pudiendo ser observado desde múltiples puntos de vista; -El artista reivindicaba su obra y la forma de enseñarla o exponerla en un ambiente creado para transmitir un mensaje; -El espectador se hace activo y pasa a formar parte del espacio de exhibición, activándolo e interactuando con él y la obra.
  4. El edificio es desmontado una vez terminada la Feria en 1930 y se transforma en un fantasma hasta su reconstrucción en 1986.
FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailCompartir