Grupo de investigación de Crítica Arquitectónica ARKRIT / dpa / etsam / upm

Entérate de todo

Sobre ARKRIT

El Grupo de Investigación ARKRIT se dedica al desarrollo de la crítica arquitectónica entendida como fundamento metodológico del proyecto. El ejercicio crítico constituye el principal gestor de la acción proyectual hasta el punto de que puede llegar a identificarse crítica con proyecto.
Si se considera que el objeto de la crítica no es el juicio de valor sino el estudio de las condiciones propias de cada obra, en relación a otras obras de arquitectura, en relación a otros campos del conocimiento y en relación a otras posibles teorías alternativas, podemos obtener de ella una imagen final flexible y abierta que permita tanto su comprensión veraz como la apertura a nuevos caminos en el curso de la arquitectura.
El Grupo de Investigación ARKRIT se constituyó en 2008 bajo la dirección del catedrático de Proyectos Arquitectónicos D. Antonio Miranda Regojo-Borges y, además de proyectos de investigación, entre las actividades del grupo se encuentra la dirección de tesis doctorales, así como una participación activa en el máster de Proyectos Arquitectónicos Avanzados (MPAA) desde el Laboratorio y el Taller de Crítica y coordinando numerosos Trabajos Fin de Máster.

Dónde estamos

ARKRIT - GRUPO DE INVESTIGACIÓN DE CRÍTICA ARQUITECTÓNICA

Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid
Departamento de Proyectos Arquitectónicos
Avenida Juan de Herrera 4
Ciudad Universitaria 28040
Madrid - España

E-mail: arkrit@arkrit.es

PORTADA

2 julio, 2020

CARLOS MARTÍ. Teórico práctico de arquitectura.

Colectivo ARKRIT

Su trayecto intelectual -quizá el más alto entre nuestros arquitectos- supo ignorar el idealismo objetivo de la estética clasicista alemana y académica, a la vez que el idealismo subjetivo de la “creación” estética romántica irracionalista, basada en “la intuición genial de los elegidos” que, desde Berkeley alcanza a Schopenhauer, Nietzsche, Heidegger y Ortega. Su materialismo moderno y constructivista evitó las desviaciones empiristas o mecánicas. Combatió la moda Postmodern que en su escuela catalana fue quizá más virulenta. Desde su tesis doctoral trabajó por el cientifismo del “arte de la arquitectura” con el Proyecto Moderno de racionalidad: claridad, concisión, inteligibilidad y progreso histórico.

Su estructuralismo dialéctico de equilibrio dinámico nunca olvidó: a) un universo como materia en movimiento, b) la prevalencia de la construcción material sobre la “idea”, c) la objetividad científica del proyecto. Para ello, su materialismo dialéctico resolvió nuevas síntesis de teoría y práctica; de objeto y sujeto; de forma y función. Así, con la Virtud Moderna pudo destruir parte del miedo y la estupidez que impiden a todos el derecho a la ciudad.

FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailCompartir